Inteligencia colectiva: sabiduría colaborativa al servicio de la justicia

El conocimiento es más valioso cuanta más gente tenga acceso a él y lo utilice. Así se demostró con la llegada de la web 2.0, se confirmó con los proyectos de código abierto “open source” que abrieron la puerta al crowdsourcing. Y se ha terminado de confirmar con el último gran paso, la inteligencia colectiva que utiliza la información o el conocimiento de miles de usuarios para la toma de decisiones colectivas. 

 La pregunta del millón es entonces ¿Cuándo este tipo de herramientas (de inteligencia colectiva) se empezarán a utilizar en el sector legal? 

Sorprende que en una industria o mercado cómo el legal donde la materia prima es precisamente el conocimiento legal, todavía no se hayan empezado a utilizar. 

 Ha llegado, por tanto, el momento de empezar a desarrollar, con el sello legaltech, herramientas de inteligencia colectiva similares a las empleadas por las plataformas colaborativas del sharing economy para el desarrollo de sus nuevos negocios y para generar el indudable cambio social positivo que han conseguido. 

 

Sin lugar a dudas, la utilización de estas herramientas de inteligencia colectiva puede ser la respuesta al mayor reto que tiene ahora mismo el sector legal: conseguir el acceso a la justicia a TODOS los ciudadanos y en especial a los ciudadanos más vulnerables. 

  

Para conseguirlo es necesario una tecnología que incorpore sistemas de motivación y recompensa que promuevan la colaboración de los sujetos involucrados en la defensa de las injusticias como son: los ciudadanos (víctimas de las injusticias), los colectivos, las asociaciones que los representan y, finalmente, los abogados que les defienden y representan ante los tribunales. 

Todos ellos tienen que ver recompensadas sus colaboraciones al proyecto colectivo. 

 Así lo hemos entendido en Reclamaclick y por eso hemos lanzado el primer marketplace, especializado en las reclamaciones masivas, que pone en contacto a consumidores con abogados que tarifican sus servicios legales a éxito. 

 Ofrecemos, por un lado, a los ciudadanos el acceso a abogados especialistas que se la jueguen con ellos sin tener que hacer un desembolso inicial. 

 Por otro lado, a los abogados les proporcionamos clientes rentables gracias a una herramienta que les permite gestionar un gran volumen de reclamaciones de forma eficiente y sin equivocaciones. Y, finalmente, a nuestros embajadores les ofrecemos un porcentaje de las indemnizaciones que consigan los reclamadores que nos hayan recomendado. 

  

Gracias a la inteligencia colectiva, estos grupos, asociaciones y colectivos que, de una forma u otra, representan los intereses de los ciudadanos, los abogados y los mismos ciudadanos, podemos “pensar” y actuar conjuntamente o bien compartiendo nuestra experiencia y conocimientos legales o bien movilizando a nuestros asociados de forma eficaz. 

  

Y para conseguir la implicación de estos grupos, la transparencia en el sistema de recompensas es clave. Por eso, en Reclamaclick renunciamos a “tocar” el dinero de las indemnizaciones. 

Hemos desarrollado un sistema de pago en garantía (Escrow) que transfiere automaticamente el importe de la indemnización conseguida al reclamador, una vez descontado (1) el porcentaje de la indemnización acordado con el abogado en concepto de honorarios y (2) un pequeño porcentaje que transferimos al embajador que nos haya traído al reclamador. 

 Los ingresos de Reclamaclick los conseguimos a través de un servicio SaaS de pago por uso en el que cobramos a los abogados por el uso de nuestra herramienta, únicamente en los casos en los que haya sido contratado. 

En definitiva, en Reclamaclick pensamos que, para ser justos, nuestra recompensa se debe limitar a nuestra aportación, el desarrollo de una tecnología, que puede servir de catalizador de un proyecto colaborativo innovador, pero no nos olvidamos que la clave son las personas. 

 Nuestra tarea más complicada ahora mismo es, por tanto, atraer y reunir a todos aquellos interesados y motivados para responder al gran reto de facilitar el acceso a la justicia a TODOS los ciudadanos. 

 Y por eso, queremos ser muy claros, la captación, optimización y re-aprovechamiento del conocimiento legal es nuestro gran valor y, cómo un participante más, lo queremos poner a disposición de un proyecto construido por las aportaciones de todos sus participantes. 

 Queremos ser muy sinceros, ni tenemos experiencia en proyectos colaborativos ni tampoco tenemos en quién fijarnos en nuestro entorno de los servicios legales donde no existe demasiada tradición en proyectos cómo el que os proponemos. 

 Nuestro planteamiento es muy sencillo, del importante margen de ganancia que consiguen los abogados (suscritos a nuestra plataforma) a través de nuestra herramienta (que automatiza sus tareas y reduce notablemente sus costes), un porcentaje de este margen lo destinamos a aquellos colectivos, organizaciones y asociaciones que nos ayuden a dar a conocer Reclamaclick. 

 De esta forma conseguimos dos objetivos o mejor dicho tres objetivos (1) que los abogados puedan conseguir clientes (reclamadores), (2) que los colectivos, asociaciones u organizaciones puedan obtener nuevas fuentes de financiación para el cumplimiento de sus objetivos y, por último, que nosotros como plataforma no tengamos que destinar importantes esfuerzos y recursos a la partida de comunicación que, como fácilmente se puede entender, es una partida esencial en todo marketplace. 

 Y en este proceso, queremos prestar especial atención a la defensa de los derechos de los colectivos de consumidores más vulnerables quienes siguen sin recibir una respuesta adecuada a pesar de las palabras y buenas intenciones que les llegan frecuentemente de las administraciones y de las propias empresas que sistemáticamente vulneran sus derechos, pero no se cansan de hablar de sostenibilidad y responsabilidad social. 

 Si logramos conseguir vuestra confianza, estamos seguros que JUNTOS nos convertiremos en la plataforma de referencia en la protección de los derechos de TODOS los ciudadanos con la fuerza suficiente para inducir cambios en las actitudes y comportamientos. 

Es la primera vez que en España se lanza un proyecto de inteligencia colectiva de estas características y tan ambicioso ¿Qué os parece? ¿una idea loca? ¿una oportunidad? ¿merece la pena intentarlo? 

Jacobo López-Aranguren (CEO de Reclamaclick) 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *